Registros de Temperatura con RFID

rfid

Registros de Temperatura con RFID

Retailer de Polonia mantiene la comida fría con RFID

 
Eurocash está desarrollando un Sistema activo de RFID para más de 200 almacenes y otros sitios, para gestionar las temperaturas de sus heladeras, asegurarse la calidad de sus productos y prevenir desperdicio.
 
La tecnología registra todos los productos de la compañía -secos, frescos y congelados- a medida que se trasladan por la cadena de abastecimiento hasta las tiendas y los consumidores. El sistema intenta asegurar un alto nivel de calidad y minimizar las pérdidas resultantes de los cambios de temperatura.
 
lectores temperatura rfidCada uno de los 200 almacenes de la compañía presenta dos grandes salas de frío, una para refrigeración y otra para congelados; y un área para alimentos secos.
El desafío más importante es eliminar el error humano. Mediante esta tecnología los operarios podrán identificar y gestionar los productos sin tener que revisar manualmente todo. Además, implica una mejora de la situación laboral de los mismos.
 
Debido al gran tamaño de los almacenes, cada uno necesitó 26 lectores para capturar el área entera. Éstos lectores son del tamaño de una tarjeta de crédito, y pueden cubrir hasta 700 metros. Cada lector funciona con una batería de moneda y dura 3 años.
 
El portón está conectado vía Wi-Fi, lo que hace posible la transmisión de información a la nube para visualizarlo en el sistema. Mientras, los lectores envían información a los portones. En el caso de falla de comunicación por internet o electrónica, cada lector presenta un sensor de Near Field Communication, NFC para poder acceder a los datos de forma sencilla.
 
¿Cómo funciona el NFC?
Los empleados de Eurocash están instalando ellos mismos el sistema en los lugares determinados, usando un lector y etiquetas autoadhesivas que deben instalar en las diferentes paredes del almacén.
 

¿Qué beneficios trajo?

 
Desde la instalación de la tecnología RFID, se ha presentado una reducción del tiempo manual de trabajo, acompañado de una disminución en la cantidad de alimentos descartados por falta de frío, o por desconocimiento del historial de temperatura de las heladeras.
 
En la actualidad la compañía está trazando el camino de sus productos en los camiones, colocando sensores de captura en los móviles para conocer las temperaturas a las que se expuso a los diferentes productos, para también saber cuándo fueron enviados o partieron de determinada locación.
 
Asimismo, están planificando desarrollar un código QR para que los consumidores puedan verificar la temperatura del producto mientras se encuentran en las góndolas.
 
Fuente: RFID Journal

No hay comentarios

Escriba su comentario